¿Qué es el contacto?

Formas y fronteras del contacto

 

surreal-experiments-09

En el Claustro materno todo se nos daba hecho, flotábamos en un medio benigno…Luego fue necesario aprender a abrirnos camino en un mundo menos ideal.

Desde que nos cortan el cordón somos seres aparte buscando unirnos con lo que es diferente. Paradójicamente nuestro sentido de la unión depende de un acrecentado sentido de separatividad.

La función que sintetiza la necesidad de unión es el CONTACTO.

 

A través del contacto cada persona tiene la oportunidad de encontrarse nutricionalmente con el mundo exterior.

Una y otra vez se conecta, el encuentro de cada momento acaba inmediatamente, para ser sustituido por el que le sigue pisándole los talones: yo te toco, yo te hablo, yo te veo, yo te sonrío, yo te solicito, yo te conozco, yo te quiero; todos a su turno sostienen la vibración de la vida. Yo estoy solo, si he de vivir he de encontrarme contigo.

Vivimos haciendo malabares para mantener el equilibrio entre la libertad y el acceso a la unión.

El contacto sólo puede existir entre seres separados, que siempre necesitan independencia y que se arriesgan a quedar atrapados en la unión, jugándonos nuestras identidades respectivas.

Nuestro organismo vive en un medio manteniendo sus diferencias, es en la frontera donde se rechazan los peligros, se superan los obstáculos y se selecciona y apropia lo asimilable.

El contacto es la savia vital del crecimiento, el medio de cambiar uno mismo y la experiencia que uno tiene del mundo. El cambio es producto forzoso del contacto, ya que apropiarse de lo asimilable y rechazar lo inasimilable conduce inevitablemente a cambiar.

El contacto se distingue del espíritu gregario y del mero acoplamiento porque ocurre en una frontera donde se mantiene un sentido tal de separatividad que la unión no amenaza avasallar a la persona. “ Cuando y dondequiera que surge la vida, se siente una frontera que es al la vez contacto y aislamiento” La frontera en la que puede entablarse el contacto es un centro de energía permeable y pulsátil.

La frontera del contacto es el punto en que uno experimenta el yo en relación con lo que no es el yo, y a través de ese contacto ambos se experimentan más claramente. Sólo donde se encuentra el sí-mismo con lo que es “ajeno” empieza a funcionar el Ego, surge a la vida y empieza a demarcar el campo personal y el interpersonal.

El contacto supone un sentido del propio yo y el sentido de cuanto afecte esa frontera, ya sea amenazándola ó incorporándose a ella. El arte para dividir el mundo entre uno mismo y lo otro consiste en una apasionante experiencia de elecciones para la cual, a falta de reglas se requieren decisiones sagaces.

La persona cuya libertad depende exclusivamente del consentimiento de otro, pierde el sentido del poder que debe ejercer sobre su propio espacio psíquico. La visión del mundo donde la libertad es un don gratuito, es una idea ilusoria y utópica que niega el contacto

El propósito del trabajo en terapia es tomar conciencia de y restablecer las funciones de contacto a través de una experiencia de interacción intensa


¿Cómo resuenas con esto?

Leave A Response

* Denotes Required Field