¿Cómo convenzo a mi pareja para que vayamos a terapia?

No paro de recibir llamadas de personas que ven que su relación de pareja se hunde y quieren salvarla acudiendo a terapia de pareja. Me resulta conmovedor observar el acto heroico de hombres y mujeres que se bajan del orgullo y reconocen que necesitan ayuda terapéutica. Buscan una mirada externa que ayude a poner luz a la falta de comunicación, el enfriamiento afectivo, la falta de intimidad, las discusiones infinitas y el desesperante sentimiento de abandono que da sentir que el otro se está yendo…

La primera pregunta es ¿Tu pareja quiere venir a terapia contigo? Generalmente la respuesta es poco clara “lo hemos hablado un poco”, “sólo es idea mía”, “le tengo que convencer”… Normalmente cuando esto ocurre la cosa se queda en nada, podemos agendar la primera sesión que después se cancela porque “mi pareja no lo ve claro”.

No paro de repetir que llegados a este punto, donde el amor hace rato que se convirtió en sufrimiento o cuando tu pareja te pide espacio-distancia-tiempo y estás que te subes por las paredes: LO MEJOR ES EMPEZAR TU SOL@.

Empezar a darte un espacio para desplegar tus sentimientos y emociones, un espacio para ver cuál es tu parte en esta crisis de relación, un espacio para encontrar calma y apoyo en ti mism@ desde donde puedas hacerte responsable de tus necesidades y aprender a comunicarte desde tu parte más honesta, con amor y respeto hacia ti mism@ y hacia el otro/a.

Cuando tu pareja te pide espacio, tienes la opción de ser generos@ contigo y con la relación, de aprovechar el tiempo para revisarte, sanarte, aclararte. Cuando en una relación uno de los dos empieza a moverse y a sanar, hay más esperanza de reencuentro, de cambio y de crecimiento.

En este paréntesis donde empiezas a trabajar sobre ti mismo/a se moverán muchas cosas, recuperarás la confianza en ti , te entenderás mejor y, desde esta aceptación de lo que va ocurriendo es probable que con el tiempo las cosas se decanten hacia:

  • Una separación definitiva como personas adultas que agradecen lo vivido y se despiden con respeto

  • Que la relación empiece a transformarse para mejor

  • Que tu pareja quiera venir a terapia contigo

CONCLUSIÓN: me parece bueno que invites a tu pareja a terapia y que demuestres tu deseo de salvar la relación, pero por favor no insistas demasiado y sobretodo NO TIRES LA TOALLA!!!

Da el primer paso para salir de esta crisis y ponte a trabajar para desbloquear la situación desde un lugar respetuoso, responsable y adulto.

Si quieres más información sobre terapia individual puedes verla aquí o contestar a este correo para agendar una sesión de valoración gratuita.

Un abrazo,

Paula