Paula Mariani Terapeuta Gestalt y Corporal. CREADORA

Exploradora de las artes y ciencias del movimiento como herramientas de cambio, en el terreno personal, artístico, social y terapéutico.

Me gusta saber y aprender a través del cuerpo. Soy una luchadora obstinada por saber qué es lo que tiene valor en mi vida y cuál es mi propósito. Saberme es muy importante, porque conocerme es amarme , amar la vida y respetar la vida de otros.

Vivo en un proceso de indagación continuado: De qué manera me tengo que mover para no toparme con resistencia de otros cuando defino mi verdad? De qué manera puedo encarnar mi verdad sin molestar a nadie? Cómo ser yo y no perecer en el intento? Qué rumbo darle a mi vida? Quién soy yo para mi?. Es un proceso solitario y profundamente creativo, de perfeccionamiento que se basa en intuiciones espontáneas.

 

Me reconozco orientada a custodiar, a proteger, a cuidar, a nutrir y guiar el desarrollo de la propia individualidad, la consciencia de las propias necesidades y anhelos, las normas básicas de supervivencia, de cómo mantenerse vivo, sano, de cómo fluir con otros, cómo sentirse integrado con uno mismo y con el todo. Por todo esto me dedico en cuerpo y alma a la terapia Gestalt, al movimiento, la creación y la maternidad.

Disciplinas que inspiran y nutren mi trabajo terapéutico y de movimiento

Las personas que trabajaron conmigo dicen:

ENFOQUE CORPORAL
La bailarina rebelde

Mi curiosidad por diferentes tipos de trabajo corporal está motivada por la búsqueda de conexión y expresión de diversos matices de mi experiencia física, emocional y espiritual.

Mi manera de ser disciplinada es estar abierta a la escucha y las señales que emanan del contacto conmigo misma y de mi relación atenta con el entorno.
Así accedo a diferentes capas de información, abro mi conciencia a diferentes estratos sutiles de mi ser en el cuerpo.

Mi punto fuerte a la hora de llevar terapia individual y grupos de movimiento, es que los encuentros comienzan poniéndonos al día con la neura y acaban como un acto poético, donde cada uno hace su propio viaje y experimenta dentro de este laboratorio que son las sesiones: su poder creativo y su responsabilidad en la puesta en escena de su propia vida.

Lo que mantiene mi trabajo anclado a la realidad es el cuerpo y la disciplina basada en el awareness , practicando diversas técnicas experimentadas respetuosamente , aprovechando la tradición y la sabiduría que cada una nos aporta

Lo que rescato de cada disciplina que aprendí y mi manera de hacerlo propio, de darles un enfoque creativo y gestáltico


Danza contemporánea:

Me introduce a la posibilidad de expresión del mundo interno
El uso de la respiración como fuente de movimiento
La diversificación de la forma
El uso del peso y la gravedad.
El silencio como momento y presencia
Lo abstracto, lo simbólico, lo literal, lo surrealista como caminos de expresión
La conexión de la danza y las artes escénicas con otras corrientes artísticas contemporáneas y de pensamiento


Osteopatía Craneosacral:

Conciencia del sistema nervioso como memoria corporal. Noción de trauma y asuntos inconclusos en el cuerpo.
Sistema de respiración primaria: movimiento líquido de las membranas en todo el cuerpo.
Tacto sutil y profundo. Desenroscamiento de las fascias y sistema de adaptación del cuerpo a los desequilibrios.
Idea de patrón en el sistema nervioso.
Autorregulación: al rededor de una lesión se almacenan recuerdos y de que la sanación consiste en cerrar un trauma volviendo a él desde el presente con más recursos, para vivir la experiencia inconclusa y restaurar la salud al sistema.

Contact improvisación
El uso del peso nos enseña cómo es sentirse  sostenido y qué es entregarse. 

Al centrar la atención en nuestra relación con la tierra y con los demás le quitamos 

protagonismo a nuestro ego, encontrando  un eje común y experienciando qué es co-crear.Me  reconecta con mi  instinto y entonces la improvisación me sitúa en un campo de juego. 

El sentido del tiempo y del espacio cambian, me encuentro en una situación de 

aprendizaje y  recuerdo  cuando era más simple, más niña y menos mental.
Me invita a   romper la inercia cotidiana y sumergirme en el movimiento y sus silencios. 

Caer ó “equivocarse” dejan de ser errores para convertirse en el inicio de caminos nuevos.

 

Movimiento auténtico
Al moverme fuera de mis esquemas cotidianos puedo acceder a la historia registrada en mis células; 

en esta práctica he  tenido la oportunidad de contactar con aspectos olvidados o reprimidos de mi ser 

y con la memoria colectiva. Al mismo tiempo, esta forma de trabajo me permite un 

verdadero encuentro conmigo misma, con mis auténticos impulsos, necesidades 

y motivaciones.

El silencio y la entrega me permiten comenzar a moverme desde mis impulsos, desde 

el lugar donde estoy conectada en el  ahora: sensación, imagen, recuerdo, emoción y 

desde ahí se va tejiendo una historia con su movimiento, una historia que emerge de 

mi memoria corporal y se desarrolla  su musicalidad en el espacio. En el rol de testigo 

observo, sin juzgar ni analizar, dejándome sentir como resuena lo que observo dentro 

de mi.


El Método Grimberg:

Aprendí a tener otra percepción del dolor y del miedo.
El dolor físico como manifestación de un dolor en el plano emocional y /o espiritual sin resolver, evitado.
El dolor físico me enseña lo que no me va bien, un comportamiento, hábito, actitud, costumbre ó reacción. El dolor como intento del cuerpo de autorregularse, llamar la atención, restaurar el equilibrio, pedir cambios. El dolor como camino de aceptación de los límites, la realidad, la pérdida, la vida.

El dolor físico como fuente de energía: al desbloquera el esfuerzo que hay alrededor de una zona dolorosa me permito la experiencia que intenté evitar. Se cierra un ciclo, una gestalt y se restituye la energía al sistema, para la vida, la presencia en el aquí y ahora.

Sobre el miedo: la reacción primitiva al miedo, huir, luchar ó hacerse el muerto. Hoy en día no vivimos en la jungla pero seguimos reaccionando con miedo como si estubiese en juego nuestra supevivencia (miedo al rechazo, al dolor, la humillación, la muerte, la soledad…) nuestro cuerpo de una manera automática sigue poniendo en marcha esos mecanismos: se acelera el corazón, se oxigenan los musculos y tenemos un montón de energía disponible que no utilizamos…y encima no queremos sentirla, no queremos sentir miedo, con lo cual reaccionamos para evitarlo.
La propuesta es sentir todo ese miedo y toda la energía potencial que possee, para la reacción y utilizar la energía con libertad y conciencia…..aqui reside la valentía según mi experiencia.


Ballet clásico

Estructura a nivel musical, diferentes ritmos y cadencias: adaggio, vals, alegro, …
conciencia de los planos de movimiento en el espacio
Conciencia y uso del espacio en tres dimensiones
Conciencia de frase: principio y final de una acción

Body mind centering:
Estudio práctico del ciclo percepción, sentimiento, acción. Se trabaja lal percepción como acción orientada a la accíon pasando por el sentimiento.
El ciclo es sistema nervioso-sistema de fluídos-aparato locomotor.
Esto se hace básicamente a través de la práctica de los patrones de movimiento y evolución de la especies, descubriendo la intención y el propósito que hay detrás de cada activación hacia el entorno a través del movimiento.
El trabajo de exploración de los sistemas corporales enfocando la percepción en ellos y experimentando las diferentes calidades de presencia a nivel físico, mental y emocinal. (sistema óseo, sanguíneo, respiratorio, sinovial, nervioso, digestivo..)

La utilización de la voz y el sonido como manera de tomar contacto y de vibrar con los diferentes órganos, pudiendo atender a su necesidad, intención y propósito

La danza de Paula es fuerza, alma, coraje, amor, ternura.
Invita y acompaña, a través del movimiento auténtico a sumergirte en un viaje de reencuentro del ser con sus memorias, sintiendo, soltando, disfrutando, descubriendo-me.
Cada rincón de mi cuerpo se conecta con el latido de mi propia danza, con el latido de la vida.

Marina trillo
Marina trillo Constelaciones familiares y terapia Gestalt

Recuerdo las sesiones como un día especial para mí, donde notaba que toda yo me movía, las máscaras se difuminaban y me sorprendía con mis propios pensamientos. Algunos días llegaba muy justa antes de empezar la sesión, supongo que aparecían resistencias de algo que no me apetecía volver a verme. También recuerdo que las sesiones empezaban con dinámicas dirigidas para irnos dejando mayor libertad paulatinamente hasta el final, siempre con la sensación rara de que el tiempo había sido menos de dos horas por las ganas de seguir moviéndome y al mismo tiempo de que había sido más supongo que por lo intenso y auténtico

Cristina Portal
Cristina Portal Danzaterapia y teatro social