síntoma, sensación y movimiento

Cuando no escuchamos a nuestro cuerpo  perdemos la posibilidad de  atender a nuestras necesidades reales y la energía, que podría haberse liberado en la acción, queda atrapada en nuestro sistema nervioso. El cuerpo genera síntomas y emociones como un intento de ir gestionando ese no-movimiento.

Aprender a utilizar el sentido de la percepción, la “autoescucha” para superar esos pequeños ó grandes traumas (gestalt inconclusas) que vamos acumulando, requiere saber reconocer las manifestaciones fisiológicas  (sensaciones) que sustentan nuestras reacciones emocionales. Porque las sensaciones provienen de los síntomas y los síntomas provienen de la energía retenida, lo que en Gestalt llamamos retroflexión.

Tanto la en terapia Gestalt como el movimiento auténtico creamos un marco presente, para trabajar con esa energía congelada. Re-abrimos, a través de poner el foco en la sensación y en el sentido de la percepción, la posibilidad de descomprimir graualmente esa poderosa energía y  aprovecharla con el propósito de sanar traumas (cerrar gestalts). Libres de síntomas podemos vivir en plenitud.

¿Cómo resuenas con esto?

Leave A Response

* Denotes Required Field